fotografiando Barcelona: gente

He sentido siempre atracción por la fotografía de gente. No es para nada complicada, suele ser espontánea y natural, a la vez que muy atractiva visualmente. El problema viene cuando quieres hacerlo a desconocidos; gente de la calle, de a pie, a la que no conocemos de nada.
 
A todos nos ha pasado alguna vez, ir con nuestra cámara por la calle y ver aun niño que nos mira y lo encontramos sumamente gracioso, que queremos plasmar con nuestra cámara, o a un tío con unas pintas ridículas pero la mar de divertido, o incluso abueletes jugando al dominó… El problema llega cuando tienes que ponerte delante y sacarles la foto, cuanto menos a veces es vergonzoso y en ocasiones, doy fé de ello, peligroso
 
Esto se soluciona con 3 posibles técnicas (por llamarlas de alguna manera):
 
a) Quitándose la vergüenza de encima y haciendo la foto. En ocasiones es mejor preguntar a la persona. Aunque, por experiencia, la fotografía de tipos raros y niños suele ser peligrosa, me he llevado alguna vez una mirada asesina acompañada de un comentario un poco desagradable.
 
b) Usando un teleobjetivo. Es una lente que te permite fotografíar a muy larga distancia. Con lo que se puede realizar todo tipo de fotos, sin que se vea de forma descarada que fotografiamos. Se recomienda uno de entre los 180 a 300 para asegurarse el tiro.
 
c) Y por último, sino disponemos de un teleobjetivo y somos algo vergonzosos, podéis practicar la que uso yo, la del arte del disimulo ;). Unas vueltecitas cerca del objetivo que queramos fotografiar, disimulando que fotografiamos algo cercano, y en el momento menos esperado: ZAS! foto que saco. Suele funcionar bastante bien en gran urbes, por ejemplo en Barcelona está plagado de extranjeros con cámaras, y miles de cosas a las que sacar una foto, no desentonaremos si nos ponemos a fotografiar un edificio al que hemos pasado infinidad de veces por delante. El único problema de esta técnica es que normalmente no se puede conseguir que el sujeto mire a la cámara, ya que la gracia es hacerlo cuando no mira. Para estos casos, se puede usar una técnica muy elaborada de cosecha própia: la técnica de la cámara colgada :D. Lo único que se necesita es una correa que te sujete la cámara al cuello (la mayoría de cámaras la llevan) y ser muy disimulado. Cuesta un poco encuadrar a ciegas, pero con un poco de práctica se va perfeccionando, además como vivimos en la era digital, disparar 20 fotos para luego quedarte con 1, tampoco es problema.
 
 
Os dejo algunas fotos que saqué ayer mismo, en la zona de la Sagrada Família. Están retocadas para darle un toque personal.

 

 

 

 

 

Nota mental: Comprar un teleobjetivo si quiero conservar mi integridad física.
 
¿Vosotros cuál de las 3 técnicas usáis? :D

Share


Una respuesta a fotografiando Barcelona: gente


    Manolo Pérez
    11 mayo, 2011

    Jeje, yo suelo usar la tercera….
    Aunque a veces me han pedido dinero por hacer la foto, jeje. Es el problema si te pillan, pero siempre puedes decir que fotografiabas la pared, o el nombre de la calle, o yo que se….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>